Jalisco es también #Ayotzinapa: Nuestros desaparecidos, nuestras fosas.

CAM02232Comunicado, No. 4

26 días han pasado desde el aquel terrible 26 de septiembre en que elementos de la policía municipal de Iguala asesinaron a seis jóvenes y desaparecieron a 43. 26 largos días de impunidad que han acrecentado la tristeza e incertidumbre de las familias de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Brugos”. Nadie es capaz de explicar qué fue lo que pasó y quiénes son los responsables de tan terribles hechos.

En el transcurso de los días hemos ido reconociendo que bajo la tierra de Iguala (y en todo México) yacen decenas de personas que fueron arrojadas a fosas clandestinas, seres humanos con nombres y vida que terriblemente fueron a terminar ahí porque la inacción y omisión de las autoridades es tan grande como esta realidad de fosas que desde hace años vienen evidenciando y denunciando las familias de los desaparecidos de todo México.

Hoy estudiantes y ciudadanos tomarán las calles de Jalisco para manifestar nuevamente su indignación por lo sucedido en Ayotzinapa, pero también por lo acontecido con Ricardo Esparza Villegas, joven de 23 años y estudiantes del Centro Universitario de los Lagos de la Universidad de Guadalajara, quien fue detenido por elementos de la policía municipal de Guanajuato, horas más tarde apareció sin vida dentro de una casa habitación.

Ricardo Esparza, estudiante de noveno semestre de la carrera de mecatrónica, se había trasladado a Guanajuato para vivir con sus amigos el Festival Cervantino. Tras su arbitraria detención, sus amigos lo buscaron en comisarías y en agencias del ministerio público de aquel estado; sin embargo, Ricardo jamás fue entregado por los policías que se lo llevaron la noche del 18 de octubre. Hoy las autoridades de Guanajuato aseguran que jamás lo detuvieron y vinculan su muerte a una posible acción delictiva. Dicen que Ricardo intentaba robar la casa habitación en donde fue hallado sin vida. Lo están criminalizando.

Este hecho sucedido en Guanajuato y que afecta a un estudiante de Jalisco, nos recuerda que los jóvenes siempre han sido un blanco sistemático de las diversas corporaciones policíacas del país, las cuales los acosan, en muchos casos, por ser simplemente jóvenes o por el tipo de vestimentas que éstos deciden usar: delito de portación de edad.

Desde Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos de Jalisco damos un abrazo solidario a la familia Esparza Villegas y exigimos la aclaración puntual e inmediata de la muerte de Ricardo.

Hoy que se saldrá a la calle en dos manifestaciones distintas, una convocada por la Universidad de Guadalajara –a través de la Federación de Estudiantes Universitarios- y otra por diversos colectivos que se sumarán a la convocatoria nacional por #Ayotzinapa, NO DEBEMOS OLVIDAR que los hechos sucedidos en Iguala son SISTEMÁTICAMENTE COTIDIANOS EN JALISCO, pues aquí también padecemos la inseguridad y la inacción de las autoridades que en los últimos años han sido omisas al incremento de homicidios, desapariciones y hallazgos de fosas clandestinas en todo el estado.

En Jalisco, desde el año 2006, y de acuerdo al Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas existen en el estado dos mil 113 desaparecidos. Sin embargo, en información dada a conocer en el portal Nuestra Aparente Rendición se sabe que tan sólo en 2013 y 2014 (hasta el 31 de agosto) se registraron mil 299 desapariciones, lo cual significaría que en menos de dos años se acumuló el 61% de los casos del Registro Nacional, esto ya pone en duda tanto lo reportado por el Gobierno Federal y lo dado a conocer por la Fiscalía General de Jalisco a través de un recursos de acceso a la información.

Si se comparan ambos registros en el mismo periodo de tiempo (2013-2014) se tiene que existe una diferencia de 305 personas desaparecidas, pues el Registro Nacional contabiliza 994 y la Fiscalía General de Jalisco, mil 299: ¿A quién creer? ¿Cómo registran? No sabemos.

En FUNDEJ y las propias familias existe desconfianza en la manera en que se registran las desapariciones del estado y se reconoce el esfuerzo oficial por maquillar o atenuar no sólo las cifras sino la problemática de las desapariciones; por ello, pedimos a los manifestantes que hoy salen a las calles que NO OLVIDEN A LOS DESAPARECIDOS DE JALISCO.

También pedimos que NO olviden que aquí, debajo de nuestros pies, también hemos descubierto fosas clandestinas de las cuales prácticamente no sabemos NADA. No sabemos quiénes eran las personas que ahí se encontraron, cuáles fueron las razones por las que terminaron ahí y quiénes fueron los responsables de dichos crímenes. NUESTRAS FOSAS han sido olvidadas y silenciadas por las autoridades.

En Jalisco, del año 2011 al 2014, se han exhumado a 155 personas de fosas clandestinas, siendo el caso más alarmante el ocurrido en La Barca (07/11/14) en donde se exhumaron a 74 personas, de las cuales la Procuraduría General de la República (PGR) ha practicado a 64 el perfil genético, 58 hombres y seis mujeres, y ha logrado identificar a diez (5 por dactiloscopia y 5 por genética); no obstante, ha existido opacidad porque no se ha dado a conocer el nombre de éstas personas, siendo que la PGR ya entregó seis cuerpos a sus familiares: ¿por qué tanta opacidad, por qué tanto sigilo?

Del resto de las fosas halladas en Jalisco y que aparentemente están siendo investigadas por la Fiscalía General no sabemos nada; por ello, a los que hoy marchan les pedimos NO OLVIDEN NUESTRAS FOSAS, NO OLVIDEN A NUESTROS DESAPARECIDOS DE JALISCO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s